NUNCA PERDIÓ TANTO TIEMPO EL LEÓN QUE CUANDO ESCUCHÓ CONSEJOS DE UNA ZORRA

lunes, 5 de abril de 2010

Autobiográfico: Televisión III

Me encontré con que no veía fotos de hace mucho tiempo. Las fotos viejas son estados: es tiempo cosificado; y la memoria, es blanda como el cráneo de un nene. Mirar mí antes no es bueno como transcurrir en el presente mirando atrás, de ahí que no sean buenas las fotos.
Esto fue antes de estudiar, antes del amor, antes de pelear, antes de pensar más en uno mismo antes que pensar en los otros, esto era antes de la mudanza de la sala de ensayo de Gastón de Coronado a Bosch y era antes de romper esas queridas zapatillas porque querer se quizo siempre aunque a unas zapatillas.
En la foto: Mis zapatillas del uno a uno, Gastón cuando era flaco, pelilargo y sin tatuajes; con Clara.

Año 2000. gracias por scanear y pasarme esta foto que no había visto nunca!

1 comentario:

  1. É positivo ter recordações românticas como estas!!! ;P

    ResponderEliminar