NUNCA PERDIÓ TANTO TIEMPO EL LEÓN QUE CUANDO ESCUCHÓ CONSEJOS DE UNA ZORRA